RISA.CL

G R A T I S  p u b l i c a r

Lugares de Chile







ChileverRegión de Aisén de Carlos Ibánez del CampoverLago RisopatrónverLibros / Viernes 16 de Febrero del año 2007 / 15:05 Horas.

resumen papelucho perdido, marcela paz


Soy un perdido y la Jime igual y lo peor es que nadie nos busca. ......

PAPELUCHO PERDIDO MARCELA PAZ Soy un perdido y la Jime igual y lo peor es que nadie nos busca. Porque mi familia es de esa gente que busca las cosas perdidas, pero jamás la fruta ni la plata ni los parientes. Tampoco buscaron a la tía Ema, sino que dijeron siempre: La Ema es una perdida, y se acabó el cuento. Ellos creen que uno se pierde adrede y quieren obligarlo a encontrarse. Una mañana se luna llena y bello atardecer, amaneció mi mamá con esos nervios de confusión tremenda que tienen las mamás para los días en que hacen maletas. Yo pregunte porque nos íbamos y mi mamá me dijo que era porque al papá lo habían echado de la refinería. Fue un día atroz. Mi papá partió temprano a ordenar su oficina y quedó mamá contando cucharas, pañales y revolviéndolo todo para encontrar su chaqueta de piel. Pero confundida y todo dekó la casa enterh metida en bolsas, maletas, atamos y canastos para partir a la mañana siguiente. Nos estábamos por subir a la taxi mientras tratábamos de meter los bultos, maletas y paquetes y no había más espacio. Y mi papá se puso a pelear con el chofer y hasta hubo puñetes. A sí que nos bajamos y hasta hubo puñetes y el chofer ni se fijó que mi papá le dio un portazo a su puerta y partió con furor. Mi mamá se puso a llorar de desesperación, pero en ese momento pasó Alejandrino Freire en su regio camión y nos trepó a todos, con cacerolas, cuna, radio, maletas etc. Javier, la Domi y yo íbamos atrás entre los bultos y mientras Javier aprovechaba de escribirle a su polola. Después de un rato llegamos a la estación. Había bastante gente y en la boletería una cola larga que se alargó otro poco con mi papá detrás. Mamá seguía al mando de nosotros y los bultos. El tren para viña sólo en un minuto. Hay que subir rápidamente y tomar asiento. Domitila, tú te encargas de los bultos. Tú, papelucho, de la guagua. Yo voy en busca de Javier y papá y despareció en el espacio. Llegó el tren y antes que parara yo metí a la Jimena y el pelotón de gente me metió a mí. Me senté con violencia n el primer asiento, miré por la ventana. Ahí estaba la domi pescando los paquetes y canastos. Pitó el tren y partimos suavemente mientras la Domi se iba alejando poco a poco. Yo esperaba todo el tiempo ver aparecer a mi papá y mi mamá con la domi y sus paquetes, trotando por el pasillo, pero nada... Conté hasta veinte, hasta trescientos, hasta mil novecientos setenta y uno... ¡ Y nada! Mi papá no llegó. La Jimena se había puesto odiosita y no quería estar sentada. Yo la ponía de perfil en el pasillo y partía para el lado equivocado y se caía y lloraba. Una señora la compadeció y me dijo: Al fondo del vagón hay un lavatorio. Yo lavé a la Jimena por pedazos, hasta que me aburrí y la lave enterita con ropa y todo. No había con que secarla y sus vestidos se le pegaban. Tampoco podíamos salir de ahí porque la puerta se había cerrado. Pero de repente se estremeció el tren y ¡zas! Se abrió la puerta y caímos los afuera. En eso paró el tren y todo el mundo empezó a bajarse muy apurado. Yo también me bajé muy apurado. Había miles de gente apurada que empujaban para subirse más apurados a otro tren. Miraba apasionadamente a cada persona, pero ninguna era de la familia, cuando suavemente partió el tren. Casi pensé ponerme triste, pero después volví a pensar que era mejor creer que luego llegaríamos a Arica y encontraríamos a todos en la estación esperándonos. Y con este pensamiento me dormí. Soñaba que vivía con mis papá y mi mamá en una casa de nylon en Arica, y aunque había miles de chocolates importados a ella le daba por preparar sopas de pollo, y échale pollos y más pollos. Me desperté luego de un largo rato y tenía mucha hambre y le pregunté a uno de los mozos ¿ A que hora nos va a servir a nosotros señor? Sirvo al vagón comedor contestó y nos hizo un desprecio. Vamos al comedor le dije a mi hermana a lo mejor están ahí mamá y los demás. Llegamos al comedor pescamos un asiento y ahí nos instalamos, le di un pan a la guagua y se quedó tranquila. Por fin se acercó un mozo y pregunto: ¿Qué le sirvo, joven? Lo mismo que al caballero dije. Chuletas con puré. ¿Y a la criatura?. Lo mismo Por suerte volvió luego el mozo con los platos, pero la Jime se atoraba con la carne porque no tiene dientes, pero tragaba por fin, y cuando llegó el postre y estábamos contentos y sin hambre, se acercó el mozo y me dijo: Haga el favor de decirme dónde están sus padres. No tengo idea. Es que tendrá que decírmelo. Me debe su almuerzo y el de su hermana... ¿ En que vagón viaja su familia? Eso es lo que no sé. A mi papá lo trasladaron al norte y hoy fuimos juntos a la estación a tomar el tren. A mí me dejaron con la guagua mientras iban a ver lo de los pasajes. Cuando vi que el tren se iba, nos subimos y nada más. Vamos viajando hacia el sur me dijo con cara de odio. Sentí una cosa rara. La guagua y yo íbamos viajando al sur. Menos mal que estábamos en el tren y ahí la cosa era segura. Pero mientras más lejos fuera el tren más tiempo les daría a mi papá y a mi mamá para alcanzarnos. No sé que cara puse ni sé por qué medio tanto romadizo pero la cuestión es que de repente la señora y el caballero que iban al lado mío se volvieron como tíos y nos empezaron a cuidar y a mostrarnos el paisaje y a decirnos que ligerito íbamos a encontrar a nuestra mamá y papá. La Jimena se quedó dormida. En ese momento me acordé de todo otra vez. Íbamos en viaje al sur mientras que mi mamá y los demás iban al norte. ¿Qué hacer?. Había que parar el tren. Cerré los ojos para no ver más estaciones. Los ojos se me habrían, había que hacer algo. Yo me desesperaba pero, en un tren ni hay caso porque no puede llegar y parar. Desperté a la ji y nos bajamos los dos. Yo ya no estaba triste sino que muy feliz y sentía un cariño tremendo de grande por mi papá. Ni me había dado cuenta de lo que lo quería tanto antes. ¡Hola papelucho! Sentí una voz a mi lado. Pero no era mi papá, sino el caballero diputado del tren. Venía acompañado de una señora. El diputado le explicaba lo del norte y del sur. Llevémoslos a la casa le dijo, necesitan un buen desayuno y enseguida nos preocuparemos de sus padre. Llegamos a una casa macanuda, con todo, radio extintor de incendio, molino de agua y de café y montones de cosas nunca antes vistas. Nos dieron huevos fritos, queque, choclos con mantequilla, mortadela y leche. Me pregunto: ¿ Tienes la dirección de tu padre?. Tengo un amigo en Osorno clamé, usted lo debe conocer, porque tiene un diario. Se llama Casimiro Silva. En Osorno amiguito, hay noventa y siete Silva. Sí pero el papá del Casimiro es uno solo alegué, y tampoco todos tendrán un diario... Entonces es muy fácil averiguarlo. No cuesta mucho ir a sus casas a ver cuál es la de mi amigo. Finalmente fuimos con la señora del diputado e hicimos doce visitas y encontramos a cuatro silva, pero ninguno era el papá del casi. Iremos a los diarios a averiguar más dijo ella. Pero nos fuimos de esa casa luego de unos incidentes para no causar más problemas. Nos fuimos por Osorno caminando con la ji hasta llegar a una plaza donde vendían el diario. El señor que vendía los diarios era el papá del casi me miró y me dijo ¡ Papelucho! ¡ tú aquí en Osorno! Lo buscaba señor Silva, le tengo una noticia. Se perdieron mi papá, mamá, Javier y la Domi. Para eso está su servidor. Los buscaremos y me pasó un montón de diarios y me dijo que saliera a venderlos por ahí mientras él se quedaba con la Jimena. Así pasaron unos días que estuve con el señor Silva hasta que me fui de nuevo. Me eche la guagua al hombro y camine bastante rato. Pasamos todas las casas y llegamos al campo y habían muchas vacas y estaba todo muy verdecito y encontramos un potrero y nos quedamos ahí. Pero siempre cuando uno cree que todo está perfecto, resulta lo contrario. Así es la vida. Justo cuando ya nos sentíamos felices, vino lo terrible: la noche. Porque la noche, en un potrero de Osorno, alumbrado por el volcán y con las vacas salvajes, es algo tremendo. Sobre todo cuando uno tiene una hermana chica que cuidar. ¡Señor ayúdame! clamé, y el señor me escuchó. Me sentí como de fierro. Tomé confianza y seguí pidiendo: Señor, que pase luego la noche y sea día. Esto de nosotros perdidos pero de repente nos encontramos con una casa y golpeamos y nos abrió una señora rubia, nos cogió de la mano a mí y a la Jime y nos invitó a entrar. Pensé “ Yo recé a dios y oyó mi oración.” Nos dio comida y luego nos acostaron en una cama blanca tapada con un inmenso almohadón. Desperté con una cosa que me hacía cosquillas en la frente y me picaba una oreja. Era la gallina que cacareaba como un gallo. Es increíble el hambre que da en el sur y lo bien que cae el desayuno .Amanecer entre cerros solitarios pero llenos de cabras es precioso. Después de nuestra estadía en aquella casa dónde fuimos muy bien acogidos seguimos nuestro camino pasamos por muchas aventuras, hasta que por fin conocimos a un hombre que nos llevó en avión un poco antes de Arica . Nos dejo por ahí y un teniente me hablo y nos llevo en su moto. Y, llegamos al reten. Papelucho me dijo: No estás detenido ¿entiendes? Pero pasarás aquí la noche. Necesito que escribas en el cuaderno que te entregué todo lo que te ha pasado desde que andas perdido. ¿Y cómo sabe usted que estoy perdido? Porque hay una orden de buscarte a lo largo del país y soy el hombre afortunado que te devolverá a tus padres en Arica. ¿Nos buscaban?. Desde hace muchos días, papelucho. ¿Y por qué no me devuelve al tiro a mi papá? Porque es necesario que tu historia quede escrita. He avisado ya a tu madre que fuiste encontrado, que estas bien y que mañana te depositaré en tu casa. ¡ Ahora a escribir! ¡ Mientras más luego termines, más pronto estarás con los tuyos! He escrito lo más apurado posible y con esto termino mi historia, señor teniente, pero, por si cuando lo vea, con el apuro de llegar a mi casa se me olvida, quiero preguntarle qué quiere decir “ colaborado en una importante pesquisa” Contésteme a mi casa en Arica. Se hacen resumenes de libros, se envian por correo a precio modico. Solicitar resumen a resumelo@yahoo.es
«»



libros de medicina
A la venta libros de medicina
librofonolibro
No se preocupe, No se desespere, No pierda tiempo.-
liquido libros tÉcnicos para ingenierÍa
LIBROS NUEVOS, A MITAD DE PRECIO, ÚLTIMAS UNIDADES
cat a (test de apercepcion infantil con fig. animal) $29.000
ESTA NUEVO Y ES DE LA LIBRERÍA PAIDÓS.
preparación para el simce matemática para 4º y 8º año bsico
Guías y pruebas
planificación 2010 clase a clase de ciencias naturales 5º básico. con ajuste curricular
Y MATEMATICA
planificación 2010 clase a clase 1º a 4º básico lenguaje,matemática y comprension del medio soc.
LIBRO GUÍA DEL DOCENTE + CD ROM
vendo libros de medicina originales
vendo mis libros de medicina originales usados por apuro economico.
vendo libros de medicina originales
vendo mis libros de medicina originales usados por apuro economico.
Ver mas avisos de Libros
Categoria: Libros




Ingrese código de la imagen

Categoria: Libros
Busco: 14/2/2013  ip:186.79.60.23
Hola, busco libro tintinalli, favor mandar edicion, precio, y forma de pago....esta usado?, gracias.
Comprar: 3/4/2012 
necesito comprar un test para reclutar personal
Comprar: 15/2/2012 
ME GUSTARIA ME INFORMARAN COMO COMPRAR FISIOLOGIA DEL ALMA DE RAMATIS,O DONDE IR,SOLO EN EFECTIVO

Relacionadas con Libros
:-) ver que + Compran / ver que + Buscan /


Videos de YouTube en risarte







5972 Lecturas


CORREO en relación al portal RISA: adminrisa.cl
Para contactar a los anunciantes busque el e-mail en la bajada del aviso

Condicciones del uso de servicio de las páginas del Grupo RISA
Tecnologia Riiie